¿En qué se diferencian los incidentes de los accidentes blancos?

Todos en nuestra vida cotidiana vivimos situaciones que nos pueden dar una idea de lo que son los incidentes y los accidentes blancos. ¿Quién no se ha golpeado con el borde de una mesa en un lugar nada aconsejable? ¿Quién no ha intentado entrar por una puerta acristalada que no se ve porque no tiene ni una sola mota de polvo? 

Pues con todas estas expresiones estamos haciendo referencia a la definición de Incidentes y/o Accidentes Blancos, tanto en la vida cotidiana como en el ámbito laboral. 

¿Cuándo se produce un incidente laboral?

Los Incidentes en el ámbito Laboral se definen como un acontecimiento no deseado o provocado durante el desempeño normal de las actividades laborales que se realicen normalmente y que podría desembocar en un daño físico, una lesión o una enfermedad ocupacional, del trabajador en cuestión.

Los incidentes son  llamados accidentes blancos cuando se dan todas las circunstancias para que haya un accidente, pero finalmente no ocurre, evitándose consecuencias tan graves como la muerte o la incapacitación del operario para trabajar.

Pero, en realidad, ¿para que sirven estos accidentes blancos?

La ley de prevención de riesgos laborales exige a los empresarios la protección integral de los trabajadores a su cargo. Para ello, se deben establecer medidas preventivas que eviten o minimicen que se materialicen daños a los trabajadores.

Dentro de la gestión de la empresa, a los responsables de la misma deben prestar atención a la existencia de incidentes, ya que son fallos preventivos que pueden poner en peligro a trabajadores y que les aleccionan de una forma menos dramática que un accidente. El camino más sencillo y que, además, la Normativa obliga a ello, es la investigación de accidentes e incidentes.

¿Por qué se debe realizar la investigación de Accidentes e Incidentes?

La ley de Prevención en su art. 16.3 indica la obligación del empresario de investigar los accidentes de trabajo para conocer sus causas y modificar las medidas preventivas que fuesen necesarias para eliminar o minimizar los riesgos que lo produjeron.

Pero, aunque no tiene carácter obligatorio, para una buena promoción de la salud laboral en la empresa, es recomendable la investigación de los Incidentes, de las Enfermedades Profesionales y de las conclusiones generales de la Vigilancia de la Salud. Esta investigación va a aportar:

  • La aparición de nuevos riesgos.
  • Datos suficientes de las deficiencias preventivas en la empresa.
  • La aparición de riesgos que se han pasado por alto al pensar que eran insignificantes.
  • La aparición de algunos riesgos que, al unirse con otros, pueden producir daños en la salud (origen multicausal de los accidentes, incidentes y enfermedades Profesionales).
  • Un mayor conocimiento de los daños que la ejecución de las distintas tareas produce a los trabajadores.

Una vez recogidos estos datos, ¿qué hacemos con ellos?

Se deberá:

  • Realizar una reevaluación de aquellos puestos de trabajo, tareas o agentes que se haya puesto de manifiesto en la investigación que dañan a los trabajadores.
  • Tomar medidas preventivas para su eliminación o minimización.
  • Incorporar estas medidas a la planificación preventiva y al plan de prevención.
  • Formar e informar a los trabajadores expuestos de los riesgos y las nuevas formas de trabajo.

Además, se debe hacer el esfuerzo de contabilizar lo que supone la incorporación de medidas preventivas que eviten un accidente y el coste de un daño a la salud de los trabajadores, para establecer los costes reales y ver qué es más interesante a la empresa. Todo ello, teniendo en cuenta el marco de una gestión de la prevención activa, continua y realista con las circunstancias concretas de la empresa en cada momento.

Si te ha gustado nuestro post, ¡compártelo!

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Otros posts de interés

Suscríbete a nuestra newsletter

Proyecto destinado a empresas de menos de 50 trabajadores sin representación sindical.